Ensalada de pasta con espinacas, hortalizas y semillas

INGREDIENTES
▸ 125 gramos de pasta para ensaladas (yo use Conchigli tricolor)
▸ Brotes de espinacas frescas (pueden ser de bolsa y nos ahorramos el lavarlas)
▸ 1 tomate grande o 2 pequeños
▸ 1 zanahoria
▸ 7 aceitunas negras
▸ 1 puñado de pistachos
▸ 1 cucharada colmada de semillas de calabaza
▸ 1 cucharada rasa de semillas de chía
▸ Orégano
▸ Albahaca
▸ Herbamare, sal del himalaya o sal común
▸ Aceite de oliva

PREPARACIÓN:
Ponemos a calentar agua en un cazo pequeño con una pizca de sal y un chorrito de aceite de oliva. Cuando hierva, echaremos la pasta y coceremos el tiempo indicado.

En una fuente mediana cubrimos la base con dos o tres puñados hermosos de espinacas. Podéis cortarle el rabito antes a los brotes y os quedará una ensalada un poco más fina.

Lavamos los tomates y cortamos primero por la mitad y sin separar las mitades cuatro veces en cruz de forma que nos quedaran 8 gajos. Agregamos a la fuente.

Lavamos y pelamos la zanahoria con un pelador, o con un cuchillo sujetándola de arriba en un ángulo de 45 º y raspando de forma firme con un cuchillo la superficie de esta hacia la mesa. Rallamos con el rallador por las muescas grandes sobre la fuente.


Cortamos las aceitunas a la mitad y las añadimos.

Probablemente la pasta ya haya terminado su cocción. La volcamos a un escurridor en el fregadero y le pasamos un chorro de agua fría removiéndola un poco con las manos para que pierda el calor. Sacudimos el escurridor y volcamos la pasta sobre la fuente.

En un mortero echamos el puñado de pistachos y machacamos un poco, pero sin que quede hecho polvo, con que queden trocitos de medio centímetro más o menos está bien. Agregamos.

Añadimos también 1 cucharada de semillas de calabaza por encima (podéis cortarlas a la mitad si queréis, a mí me gusta comerlas enteras) y una cucharada rasa de semillas de chía.

Especiamos con orégano y albahaca al gusto. Añadimos herbamare preferentemente, y sino la sal que tengamos a mano, un buen chorrito de aceite de oliva y listo.

Después de un día ajetreado hay pocas cenas mejores que esta, además de alimentar muchísimo y poseer vitaminas, minerales, hidratos y hierro está deliciosa y si se acompaña de una fruta de postre es bárbara.

¡Buen provecho! 

No hay comentarios :

Publicar un comentario